TCA

¿Sabes qué es realmente el TCA o trastorno de conducta alimentaria y cómo se origina? ¿Cómo puedo ayudarme si lo sufro? ¿Cómo puedo ayudar a un ser querido que lo está sufriendo? ¿qué indicios nos pueden indicar que se está sufriendo un TCA? 

Estas y algunas otras claves te las damos en este blog. 

¿Qué es TCA?

Los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA), son trastornos psicológicos graves que conllevan alteraciones en la conducta alimentaria. Se muestra una fuerte preocupación en relación al peso, la imagen corporal y la alimentación, entre otros. Además de que pueden desencadenar enfermedades físicas importantes, y en casos extremos, pueden llegar a provocar la muerte si no son tratados en colaboración entre un equipo multidisciplinar.

Son tratamientos largos y complejos, ya que un rasgo habitual de estos trastornos es la falta de conciencia de enfermedad. Hay veces que quienes padecen este trastorno, no son capaces de identificar las consecuencias negativas del trastorno y, esto dificulta la adherencia al tratamiento.

En este proceso no hay que olvidar que es imprescindible el papel de familia y pareja.

Dismorfia Corporal

La dismorfia corporal está presente en todos los TCA, lo que lleva a una preocupación excesiva por la apariencia física, percibiendo ciertas partes del cuerpo de forma magnificada o exagerada, considerándolos defectos, provocando una preocupación excesiva y un impacto negativo en cómo se viven así mismos.

Algunas características que están presentes en todos los TCA son la autoexigencia, la falta de autoestima, mínimo autocuidado o la necesidad de control.

¿Cuál es la Causa de los TCA?

No se manifiestan de repente ni aparecen sin dar ningún tipo de aviso. Son trastornos de origen multifactorial como luego veremos como genético (alteraciones genéticas), psicológico (alteración imagen corporal, ansiedad, depresión), socioculturales y familiares (modelo familiar, desestructuración familiar, cánones de belleza específicos) y personales (momento vital reactivo, cambios de vida, sentimentales o laborales.

De entre estos factores encontramos factores predisponentes como por ejemplo una herida de la infancia o convivir con una madre que no acepta su propio cuerpo, factores  precipitantes, como una ruptura, un cambio corporal rápido en la adolescencia y, factores perpetuantes como realizar una actividad extraescolar regida con cánones de belleza muy exigentes, por ejemplo gimnasia rítmica, ballet o estar solos todo el día, sin compartir con los progenitores.

La presión social para cumplir con los cánones de belleza actuales asociados a la delgadez como un mayor éxito social, familiar y profesional, las redes sociales o la necesidad de ser mirado y aceptado son causas muy extendidas en los TCA.

En el caso de los TCA es la herida del rechazo la que se sitúa generalmente debajo de estos problemas, sobre todo en los casos de anorexia. Tratamos al cuerpo físico de la misma manera que hacemos con nuestro cuerpo mental y emocional.

Cuando vivimos sintiéndonos rechazados todo lo que nos va sucediendo lo interpretamos desde el filtro de esa herida, sintiendo rechazo, aunque no sea cierto.

La máscara consiste en volverse huidizo, con un cuerpo que parece querer desaparecer y ser muy delgado Es un cuerpo que no desea ocupar mucho lugar.

La herida del rechazo radica en el progenitor del mismo sexo. Desempeña la función de enseñarnos a amar, a amarnos y a darnos amor. El del sexo opuesto nos enseña a dejarnos amar y a recibir amor. En los TCA se tiene una mayor proyección y conflicto con la madre.

Buscan la perfección ya que considera que si comete un error será juzgado por ello, lo que equivale interiormente a ser rechazado, confundiendo el ser, con el hacer.

¿Cuál es la Población de Riesgo para Padecer un TCA?

Pueden aparecer en cualquier edad, aunque la adolescencia es la etapa de mayor riesgo. La mayor incidencia se produce entre los 12 y los 18 años, pero cada vez nos encontramos con casos que tienen una edad de inicio más baja, en torno a los 8 o 9 años. Aunque hay una mayor incidencia en mujeres, desde hace unos años se ha dado un gran aumento en hombres.

Este cambio está muy ligado al aumento del uso de redes sociales, la exposición de los menores y los cánones de belleza cada vez más extremos y públicos. También como comentamos antes, practicar un deporte con altas exigencias estéticas ballet, atletismo, natación sincronizada o gimnasia son algunos ejemplos y, los tiempos de calidad que se pasan en familia también tienen gran influencia ya que, cada vez más, tanto adultos como niños/adolescentes tienen horarios más extensos, más actividades extraescolares y, por tanto, un mayor nivel de exigencia y constancia en detrimento del tiempo propio y en familia.

TCA y Factores de Riesgo

Este cambio está muy ligado al aumento del uso de redes sociales, la exposición de los menores y los cánones de belleza cada vez más extremos y públicos. También como comentamos antes, practicar un deporte con altas exigencias estéticas ballet, atletismo, natación sincronizada o gimnasia son algunos ejemplos y, los tiempos de calidad que se pasan en familia también tienen gran influencia ya que, cada vez más, tanto adultos como niños/adolescentes tienen horarios más extensos, más actividades extraescolares y, por tanto, un mayor nivel de exigencia y constancia en detrimento del tiempo propio y en familia.

Factores Biológicos

  • Tener un miembro cercano de la familia con un trastorno de la conducta alimentaria
  • Historial familiar o personal de depresión, ansiedad o adicción
  • Presencia de alergias que contribuyen a hábitos alimentarios restrictivos o muy condicionados (como enfermedad celíaca)
  • Presencia de diabetes tipo 1

Factores Socioculturales

  • Promover en la cultura un “ideal de la delgadez”
  • Prejuicios sobre peso y tamaño
  • Determinados deportes
  • Bullying, críticas y burlas relacionadas con el físico
  • El sistema de tallas actual
  • Existencia de páginas web que hacen apología de la anorexia y la bulimia
  • Énfasis en dietas, más aún las dietas milagro
  • “Cuerpos ideales” que solo incluyan reducidas o ciertas formas y tamaños

Factores Psicológicos

  • Perfeccionismo
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Dificultades con la regulación de las emociones
  • Comportamientos obsesivos y compulsivos
  • Pensamientos rígidos, no permitirse y ver opciones diferentes (sólo hay una manera correcta de hacer las cosas, etc.)

Factores Familiares

  • Ambiente familiar desestructurado
  • Ambiente familiar sobreprotector: en las que la comunicación y la dinámica familiar es excesivamente rígida, controladora y exigente.
  • Experiencias vitales estresantes: Cambios traumáticos en la estructura familiar como la muerte de uno de los miembros, separación de los progenitores o una ruptura amorosa

Síntomas TCA

Señales de alerta que nos pueden hacer sospechar que existe un TCA.

Los síntomas no aparecen de un día para otro, siempre hay pequeños detalles que, no diagnostican, pero sí nos pueden hacer ver que algo está pasando y se deben observar.

En Relación con la Alimentación

  • Uso injustificado de dietas restrictivas
  • Estado de preocupación constante por la comida
  • Interés exagerado para recetas de cocina
  • Sentimiento de culpa por haber comido
  • Comportamiento alimentario extraño (velocidad ingesta, comer derecho, etc.)
  • Irse de mesa y encerrarse en el baño después de cada comida
  • Aumento de la frecuencia y cantidad de tiempo que está en el baño
  • Evitar comidas en familia
  • Encontrar comida escondido, por ejemplo, en su habitación

En Relación con la Alimentaciónel Peso

  • Pérdida de peso injustificada o cambios radicales, subidas y bajadas del mismo
  • Miedo y rechazo exagerado al sobrepeso
  • Práctica de ejercicio físico de forma compulsiva con el único objetivo de adelgazar
  • Práctica del vómito autoinducido
  • Consumo de laxantes y diuréticos
  • Amenorrea
  • Otros síntomas físicos debidos a la desnutrición: frío en las manos y pies, sequedad de la piel, estreñimiento, palidez o mareos, caída de cabello, problemas dentales….

En Relación con la Imagen Corporal

  • Percepción errónea de tener un cuerpo o una zona del mismo desproporcionada con la realidad
  • Intentos de esconder el cuerpo con ropa ancha, por ejemplo
  • Exponer cada vez menos su cuerpo, por ejemplo con excusas para no ir a la piscina o no cambiarse tras un entrenamiento

En Relación con el Comportamiento

  • Alteración del rendimiento académico o laboral con un gran aislamiento progresivo
  • Aumento de la irritabilidad y agresividad
  • Aumento de los síntomas depresivos y/o la ansiedad
  • Comportamientos manipuladores y aparición de mentiras
  • Encontrar grandes cantidades de restos de comida, envoltorios…

Tipos de TCA

Anorexia Nerviosa

La Anorexia Nerviosa se caracteriza por:

  • Restricción y reducción de la ingesta nutricional que provoca una pérdida significativa de peso.
  • Miedo intenso a ganar peso o convertirse en obeso.
  • Insatisfacción corporal: suele haber una alteración en la percepción del peso y la silueta corporal. Hay una distorsión importante de la imagen corporal, con preocupación extrema por la dieta, figura y peso.

La Anorexia Nerviosa consta de 2 subtipos:

  • Restrictivo: la pérdida de peso se debe, sobre todo por la dieta, el ayuno y / o ejercicio excesivo. En los últimos 3 meses NO ha recurrido a atracones o purgas.
  • Compulsivo/purgativo: en los últimos 3 meses la persona tiene episodios recurrentes de atracones o purgas

Bulimia Nerviosa

Se caracteriza por:

  • Episodios de atracones (ingesta voraz e incontrolada), en los que se ingiere una gran cantidad de alimento en poco espacio de tiempo y generalmente en secreto.
  • Presencia de conductas compensatorias inadecuadas para intentar rebajar los efectos de las sobre ingesta (mediante vómitos autoinducidos, aumento de la actividad física, ayuno, laxantes y/o diuréticos).
  • Preocupación por la silueta y el peso: aún así, no se producen necesariamente alteraciones en el peso, ya que tanto pueden presentar peso normal, como peso bajo o sobrepeso.

¿Cuáles son los criterios para diagnosticar una Bulimia Nerviosa?

  • Presencia de atracones recurrentes. Un atracón se caracteriza por:
    1. Ingesta de alimento en un corto espacio de tiempo (por ejemplo, en un período de 2 horas) en una cantidad muy superior a la que la mayoría de las personas ingieren
    2. Sensación de pérdida de control sobre la ingesta del alimento (por ejemplo, sensación de no poder parar de comer
  • Conductas compensatorias inapropiadas, de manera repetida, con el fin de no ganar peso, como son provocación del vómito; uso excesivo de laxantes, diuréticos, enemas u otros fármacos; ayuno, y ejercicio excesivo.
  • Los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas tienen lugar al menos una vez a la semana durante un periodo de 3 meses.

Trastorno por Atracón

El trastorno por atracón está caracterizado por:

  1. Episodios de ingesta compulsiva de forma recurrente. Tiene muchas similitudes con la bulimia nerviosa. La diferencia principal es que la persona que sufre un trastorno por atracón no realiza conductas compensatorias (vómito autoinducido, abuso de laxantes y / o diuréticos, ayunos, ejercicio físico en exceso, etc). Al no haber conductas compensatorias, en la mayoría de las ocasiones hay un gran aumento de peso y puede llegar en algunos casos a la obesidad.
  2. Profundo malestar al recordar los atracones: es habitual que la persona que tiene este trastorno presente síntomas depresivos. Se dan menos 1 día a la semana durante 3 meses.

Trastorno de la Conducta Alimentaria No Especificado (TCANE):

Los TCANE son habitualmente cuadros de Anorexia Nerviosa o Bulimia Nerviosa incompletos, tanto porque se encuentran en su inicio o porque están en proceso de recuperación. Por lo tanto, existen síntomas relacionados pero no cumplen suficientes criterios para diagnosticar anorexia o bulimia nerviosas.

Por ejemplo, una persona que presenta atracones y purgas, pero con una frecuencia baja y/o irregular. El hecho de que sea un cuadro incompleto de anorexia o de bulimia no quiere decir que sea menos grave o que no necesite tratamiento.

PICA

Consiste en ingerir sustancias no nutritivas como, por ejemplo, arena o yeso. Es más habitual durante la infancia, y en algunos casos se presenta en niños que tienen autismo o un retraso madurativo

Criterios diagnósticos:

  • La ingestión persistente de sustancias no nutritivas durante un periodo de al menos 1 mes.
  • Si la conducta de la ingesta aparece exclusivamente en el transcurso de otro trastorno mental por ejemplo trastorno generalizado del desarrollo
  • Si el consumo de dichas sustancias acarrea problemas intestinales, obstrucciones o infecciones y aun así no se tiene el control para dejar de consumirlas
  • Si el consumo de estas sustancias se utiliza para saltarse comidas alegando malestar, inflamación

Trastorno por Rumiación

Este trastorno se caracteriza por regurgitaciones repetidas de alimento, que van del estómago a la boca, donde se volverán a masticar. Esto lo hace incompatible el mantenimiento de un peso adecuado.

Criterios diagnósticos por un Trastorno por Rumiación:

  • Las regurgitaciones repetidas, sin náuseas o enfermedad gastrointestinal asociada, durante al menos un mes
  • La pérdida de peso o incapacidad para llegar al peso normal.

Trastorno de Evitación / Restricción de los Alimentos

Este trastorno implica un rechazo y evitación a la alimentación de lo que es una conducta alimentaria normal. Puede acompañarse de un trastorno por rumiación.

Criterios para diagnosticar un Trastorno de la ingestión alimentaria de la infancia:

  • Dificultad persistente para comer adecuadamente, con incapacidad para aumentar de peso o con pérdidas significativas de peso durante al menos 1 mes.
  • No se debe a una enfermedad gastrointestinal ni a otra enfermedad médica asociada como por ejemplo el reflujo esofágico.
  • El trastorno no se explica mejor por la presencia de otro trastorno mental o por la no disponibilidad de alimentos.
  • El inicio es anterior a los 6 años.

Vigorexia

La Vigorexia o Complejo de Adonis es la obsesión por tener un cuerpo musculoso, definido y donde nunca es suficiente

Aparte de la obsesión por el deporte, también hay un cambio drástico en la alimentación con el fin de alcanzar los objetivos físicos de la persona. Suele llevarles a comportamientos obsesivos para no saltarse esa dieta restrictiva y nada equilibrada que les puede llevar a serios problemas físicos. También hay que tener en cuenta que, puede haber un inicio en el consumo de sustancias como por ejemplo los anabolizantes u hormonas para aumentar ese crecimiento muscular.

La vigorexia suele presentarse más en  hombres que en mujeres, aunque en los últimos años se han encontrado cada vez más casos de mujeres.

Ortorexia

Se entiende por ortorexia la obsesión patológica por la comida biológicamente pura, ecológica, sin transgénicos, pesticidas, hay una alteración en la conducta alimentaria pero, el problema gira en torno a la calidad de la comida, no de la cantidad llegando a tener un comportamiento obsesivo compulsivo alrededor de la comida.

Criterios para diagnosticar la Ortorexia:

  • La persona pasa más de 3 horas al día pensando en su dieta sana.
  • Obsesión desordenada para comer alimentos sanos y naturales.
  • Excluye de la alimentación carne, grasas
  • Se preocupa más de la calidad de los alimentos que del placer de comerlos.
  • A medida que aumenta la calidad de su alimentación disminuye su calidad de vida.
  • Nunca se salta la dieta, ni siquiera en ocasiones especiales y si lo hace se siente culpable.
  • Su manera de comer lo aísla socialmente.
  • Aparentemente no hay una intención para perder peso, pero debido a la eliminación de una gran cantidad de alimentos de su dieta, suele haber una pérdida de peso.

Diabulimia

Considerada en principio como un comportamiento compensatorio de la Bulimia Nerviosa, aparece en las personas con Diabetes tipo 1, ahora ya está reconocido como un TCA.

Se caracteriza por una mala gestión alimentaria y una adaptación de la insulina con el objetivo de bajar de peso.

Se estima que entre un 20-40% de los jóvenes con diabetes manipulan de forma habitual sus dosis de insulina para ajustar su peso.

Al no mostrar, necesariamente, conductas como la restricción alimentaria, los vómitos o el excesivo ejercicio, el trastorno puede pasar inadvertido.

El paciente no suele tener conciencia de su problema y los profesionales y la familia pueden interpretar los síntomas como los de un paciente con diabetes que no está aceptando bien la parte crónica de la enfermedad o, que no se está responsabilizando de su salud sin tener en cuenta el problema psicológico de base.

Existen consecuencias graves resultado de la mala gestión del control glucémico:

  • Pérdida de autonomía, desmayos, hipotensión
  • Falta de aceptación de enfermedad crónica = mal cumplimiento de pautas y por tanto mayor resistencia al cambio y a la rutina
  • La diabetes comórbida con TCA empeora el pronóstico de ambas patologías

Trabajar la aceptación y consciencia de una enfermedad autoinmune y cómo en éste caso le afectan los cambios a tu cuerpo permite y trabajo de reconciliación entre paciente y cuerpo, retomar el control y la identidad.

Obesidad

Actualmente y, a nivel mundial, se considera la obesidad como una epidemia.  Se conocen y se transmiten el gran número de complicaciones físicas y problemas de salud asociados a la obesidad, y estas consecuencias físicas son el principal motivo por el se busca tratamiento sin embargo, hay que considerar las consecuencias psicológicas y sociales que sufren o pueden llegar a sufrir las personas obesas o con sobrepeso.

La difusión de este ideal estético, asociado a belleza y éxito, favorece la aparición de actitudes y comportamientos «antiobesidad» que incrementan las posibilidades de discriminación y marginación de las personas con sobrepeso u obesidad, aumentando el riesgo de sufrir problemas psicológicos y sociales.

La obesidad del 20-30% de las personas que la padecen, es consecuencia de un Trastorno por Atracones. El malestar principal es el sentimiento de falta de control y, por lo tanto, la realización de atracones precipita el aumento de peso y la obesidad.

Se ha constatado que los niños y las niñas con obesidad o sobrepeso tienen más probabilidad de desarrollar un trastorno de la conducta alimentaria en la adolescencia.

Tratamiento TCA

Objetivos Iniciales:

  • Incrementar la motivación para el tratamiento.
  • Reconocer la enfermedad ya que de no ser así no habrá implicación ni colaboración por su parte
  • Establecer una buena relación con el psicólogo y equipo multidisciplinar así como una colaboración con su red de apoyo personal

Objetivos Posteriores:

  • Disminuir / eliminar la ansiedad frente al peso y la comida.
  • Normalizar la ingesta y los hábitos alimentarios.
  • Modificar las distorsiones cognitivas en relación con la comida y al peso.
  • Incremento de la autoestima y del estado de ánimo.
  • Mejorar las habilidades y relaciones sociales.
  • Eliminar conductas compensatorias.

Objetivos Finales:

  • Eliminar otras conductas patológicas (autolesiones, ideación autolítica…)
  • Intervenir en cualquier problema personal y psicopatología asociada.
  • Mejorar la relación tanto propia y de autocuidado, como familiar o de pareja ya que como hablamos antes, todos los factores nos influyen
  • Prevenir recaídas y dotar de herramientas necesarias para el cambio y la mejora

¿Cómo Podemos Ayudar a una Persona que nos Preocupa y Pensamos que Puede Estar en un Proceso de TCA?

Es muy importante ser honesto, directo y comprensivo. Hay que sentarse tranquilamente y explicarle lo que se ha notado. Hay que hacerles ver que realmente estamos preocupados, que queremos ayudar. 

No acuses, condenes ni le hagas confesar nada; sé su puntal, pero no quieras ser su terapeuta. No busques culpables, habla desde la calma y el amor.

Sugiere ayuda profesional. Si se resiste a ser ayudado o bien, niega el problema, es posible que no esté preparado para admitir que tiene un problema. No le ayudes a negarlo con tu silencio. Habla de las cosas que observas y que te preocupan. No puedes obligar a buscar ayuda, pero puedes hacerle saber dónde puede pedirla y nuestra total disponibilidad. No se debe intentar manipular con sobornos, recompensas, castigos o culpabilidad. La clave está en hacer sentir nuestro apoyo.

Tanto si la persona está en tratamiento como si no lo está, no intentes  cambiar su comportamiento. Que sea él/ella quien lo haga ya que es el único que puede cambiarlo. Trata con respeto y comprensión.

El tratamiento de los TCA es largo y complejo, pero debemos recordar que la recuperación es posible. No hay un tratamiento único y estándar, sino que se adapta a las características de cada persona, se debe hacer un abordaje integral y, en la mayoría de los casos es necesario un equipo multidisciplinar para abordar todas las causas y consecuencias.

El tratamiento psicológico de los TCA incluye cada vez más, y en la medida que resulte posible, la implicación de la familia y pareja en el proceso.

La intervención con y como familia:

  • Mejora el conocimiento de la enfermedad y del tratamiento.
  • Constituye el pilar fundamental para disminuir el desajuste y desgaste que la enfermedad produce en la dinámica familiar.
  • Aumenta y mejora la implicación de la familia en el proceso terapéutico.

Facilita estrategias y pautas  para afrontar las dificultades que se presentan en el día a día y desde dónde pueden actuar

¿Qué puede hacer la familia?

  • Hablar con nuestro hijo o pareja de aquellas conductas que nos han alarmado y que nos preocupan.
  • Ver si está viviendo su situación como problemática. Nos interesa llegar a ellos desde la base emocional (me parece que estás sufriendo mucho / ¿Lo estás pasando mal? / Parece que estés preocupada por algo. Sin juzgar, sin culpas y sin querer adelantarnos o dar por hecho nada
  • Centrarnos en la parte racional y desde el discurso de la lógica (por ejemplo, tienes que comer si o sí porque si no te mueres, no puedes vivir sin comer…) no nos llevará a ningún lugar, se pondrá más a la defensiva. Validar emociones.
  • No entrar en un debate constante sobre la comida eso sólo lo alejará más.
  • Mostrar interés por lo que pueda estar preocupándole, facilitar el diálogo y crear un clima de confianza. Dar espacio y preguntar/ver desde las necesidades
  • Proporcionar opciones y hacer ver la necesidad de pedir ayuda a un profesional y multidisciplinar.

¿Qué puede hacer la pareja?

  • Pensar que es un trastorno, no es una manía o una manera de llamar la atención..
  • Hablar con la pareja con serenidad, pero de forma convincente, que quede claro que queremos ayudarle. Hablar desde las emociones y preocupaciones que tiene y le llevan ahí
  • acompañar y estar ahí para lo que vaya necesitando y los pasos requeridos tras la derivación con especialista. Proporcionarle diferentes alternativas, psicólogo, psiquiatra, asociaciones. Dar opciones e incluso buscar información juntos si eso ayuda en la implicación y la confianza.
  • Actitud y conducta lo más neutral posible.Tener paciencia y constancia, el tratamiento es largo y tenemos que dosificar energías para acompañar en el proceso. Intentar mostrar el apoyo, acompañar, respetar y no juzgar.
  • Debemos tener cuidado de no caer en la sobreprotección.

¿Qué no debemos hacer?

  • No tomar decisiones precipitadamente, sin informar o tener una comunicación. No debemos correr, el problema no se resuelve en dos días.
  • No «castigar» a la pareja. A veces, y con el fin de ayudar, podemos hacer conductas precipitadas que viven como un castigo. Por ejemplo, obligar a comer ciertos alimentos, no dejarla ir al baño sola, el tono de voz con el que se transmiten los mensajes…no somos sus padres, posicionarse como tal puede generar mayor rechazo
  • No caer en los engaños ni la manipulación de la persona afectada.
  • No es necesario que el paciente acepte el término o etiqueta del TCA, es más importante que reconozca que hay algo que no va bien y que necesita ayuda.

¿Qué pueden hacer los amigos?

  • Escuchar la persona y mostrarse comprensivo con su amigo, no juzgar, ni cuestionar. Debemos ser comprensivos, respetuosos, comunicativos, sinceros y hacer entender lo que nos preocupa.
  • Animar la persona a que pida ayuda profesional, entender que hay algo que le hace sufrir y que está confiando en nosotros para abrirse en algo muy íntimo, tiene miedo.
  • !!Si a pesar de insistir en la necesidad de que reciba tratamiento la persona continúa negándose y, dependiendo de la relación que tenga y, que tengamos nosotros con la familia, podemos comentar lo que nos preocupa, y la necesidad de ayuda. En inicio éste puede ser un paso que moleste a la persona afectada, pero más adelante lo entenderá.
  • Mucha comunicación, crear un clima de confianza y respeto, donde se sienta segura y con confianza de comentar cualquier situación.
  • No ocultar la enfermedad, no volvernos cómplices  y siendo honestos con nosotros y con las emociones de la otra persona.
  • No victimizar ni entrar en el rol de cuidador, terapeuta o persona responsable
  • No presionar, castigar o centrar todas nuestras interacciones alrededor de la comida. Una persona con TCA es mucho más que eso.

 No olvides escuchar el pódcast de la semana pasada sobre los diferentes Tipos de Madres.

Pásate por nuestra web para descubrir más pódcast, cursos y programas para padres, madres y familias.

Podcast de educación consciente

TCA – Trastorno de la Conducta Alimentaria

¿Sabes qué es realmente el TCA o trastorno de conducta alimentaria y cómo se origina? ¿Cómo puedo ayudarme si lo sufro? ¿Cómo puedo ayudar a un ser querido que lo está sufriendo? ¿qué indicios nos pueden indicar que se está sufriendo un TCA? Estas y algunas otras claves te las damos en este podcast.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
Acompañanos durante 31 días hacia el cambio.
Descárgate el Cuaderno 
Descárgate el Programa Completo para poder entender mejor el viaje que emprenderemos juntas. ¡TE ESPERAMOS!