Tipos de Apego y Relaciones de Pareja Tejiendo Redes

Tipos de Apego y Relaciones de Pareja

En anteriores programas hemos hablado de los distintos tipos de apego y cómo identificarlos en los niños, pero hoy vamos a hablar de los distintos tipos de apego en otro campo, ¡¡¡en la pareja!!! Qué mejor lugar para ver nuestro estilo de apego, ver cómo nos vinculamos en la pareja, cómo actuamos con nuestras parejas, cómo nos relacionamos y cómo las escogemos…

 

Esto, aunque no nos guste, tiene mucho que ver, como ya más de uno supondrá si habéis escuchado el podcast de “Cómo saber si mi hijo tiene apego seguro” (y si no lo has hecho, hazlo, porque en él explicamos cómo se forma el apego), con cómo nos hemos relacionados con las personas que nos cuidaron en los primeros años de la infancia que generalmente son papá y mamá, porque la relación que tuvimos con ellos son lo que nos da el modelo de pareja que buscaremos para replicar en un futuro.

 

La hipótesis central de esta teoría del apego es que el ser humano tiene una predisposición a vínculos con sus allegados de forma innata, y no está solamente condicionada por las necesidades fisiológicas de los niños recién nacidos. Este lazo emocional está más bien motivado por las necesidades de protección, seguridad, y refugio. Cuando nacemos, estos lazos se establecen con nuestros padres o, en su defecto, con los cuidadores de referencia. Sin embargo, a medida que crecemos y comenzamos a relacionarnos con otros, el número de vínculos se ve multiplicado.

Tipos de Apego en la Pareja

Qué es una Pareja

Una pareja es aquella persona con la que pasamos una cantidad significativa de tiempo, con la que compartimos nuestras experiencias, nuestros deseos y nuestros anhelos. Con la que nos imaginamos un futuro y es donde podemos observar nuestro estilo de apego más claramente.

La capacidad, o en su defecto, la incapacidad de una persona para tener intimidad, recibir y dar apoyo, y la capacidad de una pareja de ser recíprocos en todas las áreas, vendrá determinado por los modelos operativos internos, es decir, los esquemas o guiones mentales y emocionales que cada uno construimos sobre nosotros mismos y nuestras figuras de apego, y que ha sido condicionados por el estilo de apego que vivimos en nuestra infancia. Estos modelos son los que nos ayudan a regularnos, y a predecir e interpretar la conducta propia y de los demás.

El Estilo de Apego Condiciona las Relaciones de Pareja

Cuando llegamos a la adultez, o a la adolescencia más tardía, estos modelos operativos internos (que han sido creados a raíz del apego adquirido en la infancia más temprana), condicionarán el grado de cercanía que tendremos con otras personas, la cantidad de personas que decidimos mantener en nuestra vida, y ese contacto estrecho y selectivo con algunos que nos proporcionen un sentimiento de proximidad, seguridad y protección, ya sea de naturaleza psicológica o emocional.

Así que, ya ves, el estilo de apego que desarrollamos durante nuestra infancia, influirá en como interactuamos con otros, con quiénes, nuestra satisfacción en nuestra área social, nuestro bienestar… Condicionarán el tipo de pareja que elegiremos, ¡incluso de quien nos enamoramos! Ten presente que estar con alguien no implica estar enamorado.

Se ha observado reiteradamente que la calidad en las relaciones de pareja, la satisfacción vivida en una relación, se relaciona directamente con el estilo de apego y el vínculo creado en nuestra infancia. Estas observaciones son curiosas. ¡Nuestra infancia dice mucho de nosotros!

tipos-de-apego-relaciones-de-paerja

Los 4 Tipos de Apego

Entonces, ¿cuáles son los tipos de apego? Por un lado, está el apego seguro y por otro encontramos otros tres tipos de apego que son los que desarrollaremos en episodios posteriores.  Hablaremos un poco sobre cómo identificarlos, algunos consejos si tal vez eres tú quien lo experimenta, o cómo identificarlo en tu pareja, entre otros. Veremos el estilo de apego ansioso, el estilo de apego evitativo, y el estilo de apego desorganizado.

Es verdad que la mayoría de nosotros recordamos poquito de nuestra infancia, pero tal vez, si identifiques algunos patrones de comportamiento que tus padres seguían. O, si conoces a tus suegros, ¡hasta seas capaz de verlos a día de hoy en ellos! Entonces, ¿cómo desarrollamos uno de estos cuatro tipos de apegos en la pareja?

Apego Seguro

El apego seguro se desarrolla cuando los padres, de forma continua y mantenida en el tiempo, estuvieron atentos y cubrieron de forma efectiva tus necesidades (estas no solo se refieren a las fisiológicas, sino también a las afectivas y emocionales; es muy importante recalcar esto, puesto que la responsabilidad como padre no solo recae en las necesidades fisiológicas y materiales, sino muchos más ámbitos vitales de los niños), y validaron tanto tus emociones como tus experiencias.

Apego Ansioso

En el apego ansioso, los padres también estuvieron atentos y cubrieron tus necesidades, pero al mismo tiempo invalidaron tus emociones y tus experiencias. Tal vez viviste situaciones en las que sentías una emoción determinada, pero tus padres la negaron. Por ejemplo: tú estabas triste, tal vez se te había roto tu juguete favorito o te habías peleado con tu mejor amiga del cole. Y tus padres, en lugar de crear un espacio donde poder sentir esa emoción y poder expresarla, te decían: ¡no tienes motivos por los que estar triste! Y, tal vez, en ese momento, sentiste que tus emociones no tenían peso o valor (¡pero sí que lo tienen!).

Apego Evitativo

En cambio, en el apego evitativo, se desarrolla cuando los padres no estuvieron atentos y no cubrieron tus necesidades, pero sin embargo sí que validaron tus emociones y experiencias. Tal vez te daban ese espacio donde sentir y expresar, pero no te dieron el apoyo que necesitabas en esos momentos, o tal vez pasaban mucho tiempo fuera de casa para darse cuenta.

Apego Desorganizado

Y, finalmente, en el apego desorganizado los padres no pudieron estar atentos, ni cubrieron tus necesidades (sean del tipo que sean), y además no validaban tus emociones y experiencias, esto como ya hemos comentado ha ido ocurriendo de forma continua y mantenida en el tiempo. Digamos que es la combinación de los dos anteriores estilos de apego, en lo que a patrones de crianza se refiere.

¿Qué Tipo de Apego Tengo?

Ahora que hemos visto un poco cuáles son los patrones que tal vez encajen con nuestros padres (aunque podréis disfrutar de una explicación más detallada en los siguientes pódcasts), ¿cómo se manifiesta en nosotros?

Identifica Tu Tipo de Apego

Nuestro tipo de apego, nuestra forma de vincularnos afecta por supuesto a nuestras relaciones. Ya no solo de pareja, sino que, a su vez, también afectará en cómo criemos a nuestros propios hijos y el estilo de apego que ellos desarrollarán. Hay que recordar que ser padre es una tarea complicada, y que no se entra en el mundo de la paternidad teniendo un manual de instrucciones. Nuestros padres, a su vez, fueron criados por nuestros abuelos, que generaron un vínculo con ellos y tuvieron un estilo de apego concreto. Cada persona es única, y posee su propia historia. Cada padre y madre es igual de única, y tiene un modelo de crianza distintivo. Pero con estas cuatro categorías, todos nos aproximamos siempre a una, y podemos identificarnos con ellas.

Esta identificación nos puede ayudar a comprender no sólo por qué actuamos como actuamos, por qué sentimos lo que sentimos, sino también por qué el otro actúa y siente algo determinado cuando se trata de una interacción con nosotros. A mí, personalmente, conocer esto me ayudó inmensamente a no tomarme las cosas de una forma personal (¡aquellos de vosotros que estéis escuchándonos y os identifiquéis con el apego ansioso, me entenderéis especialmente!).

En esa variedad de comportamientos y formas de relacionarnos, es cuando entran en juego los conflictos. Por ejemplo: es bastante común ver parejas compuestas por una persona con un estilo ansioso, y otra de estilo evitativo. En estas situaciones, es muy común ver a una parte de la pareja motivada a resolver los conflictos inmediatamente cuando ocurren (a veces sin dejar un espacio para poder procesar las emociones creadas por dicho conflicto; esta es la parte con apego ansioso), y otra parte de la pareja evitando el enfrentamiento y posponiendo el momento de hablar (aquella parte con estilo evitativo). Traemos buenas noticias: ¡esto puede cambiar!

Tipos de Apego: Identifícate

Si todavía te ha costado un poco identificar tu estilo de apego con base en como actuaron tus padres cuando eras pequeño o pequeña, lo pondremos de otra forma:

Apego Sano y Seguro

Si confías en ti mismo, y confías en los demás: tienes un apego sano y seguro. Esto quiere decir que das y recibes amor de forma fácil y segura. Dentro de la propia pareja, si os identificáis con este estilo de apego, lo más probable será que escribáis vuestra relación como una compuesta de momentos felices, de amistad, y con confianza. Las relaciones son vistas como un camino que puede tener altibajos y algún que otro vaivén, pero como algo constante. Este tipo de apego suele tener relaciones más duraderas. Por lo general, se siente más satisfacción y confianza, y las expectativas que se ponen sobre la pareja suelen estar, a nivel general, satisfechas. El foco atencional suele estar sobre lo positivo que aporta una relación, más que en aquellos aspectos un poco más problemáticos. Las personas con apego seguro suelen experimentar y dar más apoyo en sus relaciones de pareja, y los conflictos se resuelven de una manera constructiva y más eficaz. Se reconocen las ansiedades propias de manera más eficiente y se busca el apoyo de la pareja.

Apego Ansioso

Si no confías en ti mismo, pero sí que confías en otros, tu tipo de apego es ansioso, Entran en juego problemas de dependencia con la pareja, ansiedad, dar amor de manera precipitada y prematura, entre otros. Se experimentan celos y pensamientos de carácter obsesivo. La satisfacción en las relaciones es menor, y las expectativas sobre el otro son más altas. Se hacen más valoraciones negativas que positivas sobre la pareja, sobre todo en lo que se refiere al involucramiento de esta, su disponibilidad, su grado de compromiso y la cantidad de amor que siente.

Apego Evitativo

Si confías en ti mismo, pero no confías en otros, tu tipo de apego es evitativo. Entran en juego aspectos como la despreocupación, un rápido desinterés, poca disponibilidad emocional, y cuesta más saber dar y recibir amor. Hay miedo a la intimidad, problemas de compromiso, y varios altibajos emocionales. Hay inclinación a sentir un alto grado de celos de forma reiterada, pensamientos obsesivos, y un alto grado de atracción sexual por encima de otros aspectos. Les cuesta más ajustarse a las relaciones, expresar sus sentimientos y llegar a un consenso con su pareja.

Apego Desorganizada

Si no confías en ti mismo, y además no confías en otros, tu tipo de apego es desorganizado. En este tipo de apego, se ven muy recalcadas la falta de límites, la dificultad también para dar y recibir amor… Si tienes este tipo de apego, o tal vez tu pareja o alguien que conozcas, observarás un grado bajo de satisfacción en las relaciones. Se suelen negar las necesidades emocionales (ya sea de uno mismo o de la pareja), utilizando evasivas. No se es capaz de crear un espacio donde contener las emociones de otros o las propias.

Estilos de Apego y Relaciones Pareja

Es importante saber tu estilo de apego, y el de tu pareja. De esta manera, será más fácil entendernos el uno al otro y crear un vínculo sano y seguro, porque cómo te relacionas y vinculas tiene mucho más que ver contigo que con el otro.

En los próximos podcasts hablaremos sobre cada uno de estos tipos de apego en la pareja, hablaremos sobre cómo influye cada estilo de apego, principalmente el ansioso, el evitativo y el desorganizado, en las relaciones de pareja; y algunos consejos tanto en el caso de tener un determinado estilo de apego como con el trato con personas de ese determinado apego.

Podcast de educación consciente

Episodio 68: Tipos de apego y las relaciones de pareja

Hablamos sobre los tipos de apego, cómo afectan a las relaciones de pareja y cómo puedes identificarlos en ti o en tu pareja. Tejiendo Redes.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X
Descárgate el Programa Completo para poder entender mejor el viaje que emprenderemos juntas. ¡TE ESPERAMOS!
Descárgate el Programa Completo para poder entender mejor el viaje que emprenderemos juntas. ¡TE ESPERAMOS!