Una de las enfermedades más comunes en los niños es la otitis media ó infección de oído, que repercute negativamente en la escucha de nuestros pequeños, aún después de que hayan recuperado la audición.
El oído medio se comunica directamente con la trompa de eustaquio, que suele taparse como resultado de alergias, frío u otras infecciones.
Es curioso observar que las infecciones de oído suelen coincidir cuando los niños más necesitan su escucha, en la etapa de adquisición del lenguaje, cuando la escucha se hace necesaria para entrar en comunicación con el mundo exterior a través del lenguaje. La escucha puede ser bloqueada como mecanismo de adaptación al medio y uno de los modos es una “inundación” de oídos. ¿Existe un modo mejor para dejar de escuchar que cerrar los oídos?
La otitis es una enfermedad física que se relaciona en gran medida con los fríos y las alergias, no obstante, en algunos casos tiene una causa somatoemocional. La experiencia en los Centros de Escucha Tomatis nos dice los casos aumentan en los periodos difíciles de vida de un niño: el nacimiento de un hermano, una hospitalización, cambios de casa, el ingreso a la escuela infantil o al colegio, o tensiones familiares.

La otitis es una enfermedad física que se relaciona en gran medida con los fríos y las alergias, en algunos casos tiene una causa somatoemocional.

Más allá de la causa que las ocasione, las infecciones de oído producen la disminución temporal del nivel de audición que puede deteriorar el mecanismo de escucha. Cuando el oído medio está inundado, el tímpano, los huesecillos y los “músculos de la escucha” no pueden trabajar adecuadamente. A medida que avanza la infección, este líquido, al principio acuoso, se vuelve espeso y pegajoso, dificultando la mecánica fisiológica del oído. La alteración que provoca en el oído medio puede continuar afectando a la escucha mucho tiempo después de la resolución de la infección.
Durante el periodo de la adquisición del lenguaje, donde cada día cuenta, las infecciones de los oídos pueden debilitar la escucha durante semanas, meses o años. Sobre todo, en los casos en los que se dan otitis de repetición. Por ello es importante tratar de evitarlas o llegado el caso tratarlas tan rápido como sea posible.

Cuando los niños son propensos a tener otitis de repetición, es recomendable estudiar si padecen alergias. La leche y los productos lácteos, así como los productos con alto contenido ácido, como el zumo de naranja, las bebidas carbonatas, tienden a incrementar la producción de moco, por lo que es recomendable suprimir estos productos de la dieta del niño, ayudando así a reducir las infecciones. Fortalecer el sistema inmunológico de los niños resulta en cualquiera de los casos la mejor prevención.

Durante el periodo de la adquisición del lenguaje las infecciones de los oídos pueden debilitar la escucha durante mucho tiempo. Sobre todo, en casos de otitis de repetición.

La infección de oídos es fácil de detectar porque produce dolor y fiebre en ocasiones. Hay niños que no sienten dolor, en esos casos podemos guiarnos por los efectos secundarios de la otitis. Los niños mayores pedirán que se les repita lo que dijeron o no contestarán. Su habla puede volverse poco clara, mal articulada y difícil de comprender. También pueden ser más demandantes o caprichosos sin motivo aparente. Algunos niños pueden volverse más inquietos, otros serán más apáticos. Su sueño puede verse alterado y estar más cansado. Pueden tener dificultades en el control de sus movimientos y podrían tener fiebre y tender a frotarse las orejas o a tirar de ellas. Cuando estos signos aparecen sin señal aparente, es momento de visitar al médico para que le revise los oídos.

Una vez eliminada la infección y sanados de la otitis es recomendable evaluar la escucha y restablecer la funcionalidad auditiva de los niños, recuperando el deseo de escuchar.
Cuida tu salud auditiva y la de tus hijos… Es tiempo de escuchar.

 

Inmaculada Arcediano
DP Tejiendo Redes

La reeducación auditiva con la técnica Tomatis, constituye una Pedagogía de la Escucha. En Tejiendo Redes evaluamos tu escucha y la de tus hijos y os acompañamos en la aventura de Aprender a Escuchar.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X