Las Mujeres y Las redes Sociales

¿Sabías que En enero de 2022 el 16,4% de los usuarios activos de Instagram a nivel mundial eran mujeres de entre 18 y 24 años? En España es la mujer la que más usa las redes sociales.

El Dilema de las Redes Sociales

¿Te has planteado alguna vez que papel tienen las mujeres en las redes sociales?

 

Tal y como entendemos el género y las normas de género desde una perspectiva tradicional, se ven las dinámicas de poder en cosas tan simples como cuchillas de afeitar, en los colores, o los juguetes que les compramos a nuestros hijos o que nos regalaron nuestros padres, el tipo de juegos que elegíamos en el colegio, el espacio que ocupamos en nuestros círculos sociales, entre otros.

Privacidad en las Redes Sociales

¿La infraestructura técnica de cualquier red social, sea Tik Tok, Instagram, o Facebook, se ve influenciada por las normas de género?

Cuando nos creamos una cuenta nueva en cualquier red social, en la primera página podemos observar el apartado de:

Soy:

  • Hombre, o
  • Mujer

¿Es esto relevante? ¿Qué significa? Entre otras cosas, las redes sociales viven de los anuncios, los patrocinadores. Claro está que hay ciertos productos que se encuentran más focalizados en el sector masculino, o en el sector femenino. Por lo tanto, podríamos empezar por decir que la experiencia en las redes sociales es distinta para las mujeres, que para los hombres. Ahí ya hay una distinción. Pero, aunque relevante, a lo mejor no es lo más relevante.

Para aquellos que nos estéis escuchando y tengáis una cuenta de Tik Tok, tal vez os interese su política de privacidad, en especial aquellos datos que se recaban automáticamente. Citamos textualmente:

  • Datos técnicos. Recabamos determinados datos sobre su dispositivo y la conexión a la red cuando usted accede a cualquiera de nuestros Servicios. Estos datos incluyen el modelo de dispositivo, sistema operativo, patrones o ritmos de pulsación de teclas, dirección IP e idioma del sistema. También recabamos datos técnicos, de diagnóstico y de rendimiento, incluyendo informes de fallos y registros de rendimiento. Cuando usted usa nuestra Plataforma, le asignamos automáticamente un ID de dispositivo y un ID de usuario. Cuando se conecta desde diferentes dispositivos, utilizamos datos como su ID de dispositivo y su ID de usuario para identificar su actividad en todos los dispositivos con el fin de ofrecerle una experiencia de inicio de sesión fluida y por motivos de seguridad.

En palabras más sencillas, si tu accedes a tik tok con una cuenta de correo electrónico determinada, e introduces esa misma cuenta en tu ordenador, tik tok tendrá todos los datos acerca de las búsquedas realizadas desde el ordenador (aunque nunca hayas abierto ahí la red social) con fines de marketing, además de conocer también la IP de otros dispositivos; un IP, para los que no lo sepáis, identifica a los dispositivos o las redes que acceden a internet. Saben cuánto tiempo accedes, desde donde, lo que buscas, los correos que recibes, de quien, a quiénes…

  • Datos de uso. Recabamos datos sobre cómo interactúa usted con nuestros Servicios, incluyendo datos sobre el contenido que ve, durante cuánto tiempo y con qué frecuencia usa nuestros Servicios, cómo interactúa con otros usuarios, su historial de búsquedas en la Plataforma y sus ajustes.

Esto se refiere a que cuenta el tiempo que pasas viendo una publicación para poder recomendar contenido relacionado con dicha publicación. Cuanto más tiempo pases viendo un video determinado, más contenido relacionado con dicho tema comenzará a aparecerte.

  • Características y peculiaridades del contenido: Detectamos y recabamos las características y peculiaridades de las grabaciones de vídeo y audio que forman parte de su contenido de usuario, por ejemplo, identificando objetos y paisajes; la existencia o ubicación de un rostro u otras partes del cuerpo dentro de una imagen; y el texto de las palabras pronunciadas en su contenido de usuario. Lo hacemos, por ejemplo, para moderar el contenido y proporcionar efectos especiales (como, por ejemplo, filtros de vídeo y avatares) y subtítulos.

Es decir; en cuanto uses un filtro, cualquiera, tik tok te lo enseñará más y más veces, hasta que ver a personas con ese filtro en tu teléfono, se convierte en lo normal en lo que respecta a la belleza.

  • Datos inferidos. Inferimos sus atributos (como su rango de edad y sexo) y sus intereses basándonos en la información que tenemos sobre usted. Utilizamos las inferencias para, por ejemplo, mantener la seguridad de nuestra Plataforma, moderar los contenidos y, si está permitido, mostrarle anuncios personalizados basados en sus intereses.
  • Cookies. Utilizamos cookies y tecnologías de seguimiento similares para operar y prestar nuestros Servicios. Por ejemplo, utilizamos cookies para recordar sus preferencias de idioma, asegurarnos de que no vea el mismo vídeo más de una vez y por motivos de seguridad. También utilizamos estas tecnologías con fines de marketing.

Es decir: nos conocen muy bien. Conocen nuestros puntos fuertes, nuestras debilidades, nuestras inseguridades.

Las redes sociales son complicadas para las mujeres. Las comparaciones, la imagen corporal, la confianza en una misma… Las redes sociales tienen una gran influencia en todo ello. No deberíamos considerar las redes sociales como perfiles fiables de la gente que nos rodea. Son una realidad idealizada, donde enseñamos lo mejor de nosotros: nuestro cuerpo en bikini a primera hora de la mañana cuando nos vemos más delgadas moldeadas en posturas imposibles que realzan y estilizan nuestra figura, filtros que modifican la estructura ósea de nuestra cara para parecerse a modelos internacionales… O, por lo menos, seleccionamos una de cincuenta fotos que nos hacemos.

Vida Perfecta en Redes Sociales

Parece que todos nosotros tenemos una vida mucho mejor en las redes, que la que tenemos en la realidad. Subimos fotos cuando estamos más felices (y como hemos comentado, las fotos se modifican para tapar todos nuestros complejos), y los otros hacen lo mismo. Tendemos a pensar que la vida de los demás es más entretenida, más divertida, llena de experiencias y felicidad, teniendo una vida balanceada, siempre bien vestidos o arreglados. Y a todos nosotros nos ha invadido en algún momento esa punzada de decepción con nuestra propia vida, como si nos estuviéramos perdiendo algo ahí fuera. Hay que recordar que una sonrisa capturada en una foto no define el estado emocional de alguien, y que porque salga con el conjunto de ropa más bonito que hayamos visto o el maquillaje y el pelo perfecto, esas personas se siguen levantando por las mañanas con legañas en los ojos y el pelo lleno de enredos. Y muchos días, ni se maquillan, ni se quitan el pijama. Pero ese tipo de días, no se muestran o se ven. Da igual quien seas, cuantas operaciones estéticas tengas, las horas que pases haciendo deporte o preparándote; no siempre estamos presentables ni nos vemos bien. Y eso no es malo; es real.

¡No Te Compares!

Lo que una adolescente de 14 años pueda ver en una cuenta de Instagram de una modelo, puede ser visto de una manera distinta en una mujer de 25 años. Cada vez, a edades más tempranas, las niñas se comienzan a comparar con modelos desarrolladas que les doblan la edad y que retocan minuciosamente sus fotos. Ya no solo una se siente abrumada cuando pulsa el simbolito rojo en su teléfono y ve tal cantidad de fotos de personas y vidas perfectas, sino que se siente así durante años, décadas, lo que puede perjudicar drásticamente en la autoestima de una niña, e incluso adulta.

Veámoslo de otro modo: imagina comparar tu coche, probablemente sea un modelo de hace unos cuantos años, y a lo mejor no limpias las alfombrillas desde hace unas semanas, y tienes algunas cosas tiradas en los asientos traseros. No está mal, pero podría estar más recogido y presentable. Ahora imagínalo comparándolo con el último modelo del mercado en una revista: elegante, rápido, recogido…

Las comparaciones pueden ser destructivas. Las redes sociales aumentan la ansiedad, la depresión, el sentimiento de soledad, y los problemas de imagen corporal. ¿Les pasa también a otras personas? ¿A esas personas sonrientes que se ven en las fotos?

Nos pasa a todos. Especialmente, a las mujeres. Las fotografías con Photoshop han estado siempre ahí, en revistas, en la tele… Pero ahora, están en todas partes.

Engaño en las Redes Sociales

Lo primero que hay que tener en cuenta cuando estamos en las redes sociales, es que la mayoría de fotos que encontramos en las redes sociales, especialmente aquellas modelos y actrices famosas a las que envidiamos, están alteradas por Photoshop o filtros. Piernas más largas, pómulos más marcados, cinturas que parece que apenas contienen costillas…

Lo que vemos en la pantalla muchas veces no es real. Esa visión, a menudo nos empuja a modificar nuestras propias fotos. ¿Y qué pasará cuando los cien, o doscientos likes que consigamos de una foto alterada, vayan para tu yo digital, y no a la persona que eres en realidad? ¿Cómo te hace sentir? ¿Cómo afecta a la autoestima?

Los estudios muestran que, cuanto más tiempo se pasa editando una foto, menos satisfacción tendrás con tu cuerpo.

Todas las mujeres tenemos días buenos, malos, celulitis, barriga, y algún que otro grano o pelo donde no nos gustaría verlo. Pero son todas esas cosas lo que nos hace humanas, lo que nos hace mujeres.

Aprendiendo a Tener una Relación Sana con las Redes

Instagram no se va a ir, y nosotras probablemente tampoco nos vayamos de Instagram. Entonces, ¿cómo podemos cambiar la experiencia? ¿Cómo puede ser más sana, más beneficiosa?

1. El Tiempo en las Redes

Limitar el tiempo en las redes. Lo importante no es estar enteradas, es pasar tiempo de calidad. ¿Qué te apasiona? ¿Hay algún tema en concreto, o tal vez algo que te gustara aprender, como un idioma, o más sobre psicología? Puedes investigar cuentas que hablen de aquello con lo que te identifiques, o aquello que te apasione. Rebaja el tiempo de exposición y toma conciencia del tiempo que pasas en tu teléfono. A veces, llegamos a pasar hasta cinco horas diarias en nuestro teléfono. Tal vez, con media, nos baste.

2. Observa Cuáles son las Cuentas que Sigues

¿Son muchas de ellas modelos, o actrices, que cada vez que salen en tu Instagram, sientes la necesidad de compararte? Tal vez deseas en secreto ser como ellas. Lo mejor que podemos hacer por nosotras mismas, es dejar de seguir a aquellas personas que carecen de las inseguridades que nosotras portamos. Tal vez haya otras cuentas de mujeres igual de preciosas que tienen un rasgo tuyo que a ti te gusta. Inspírate, no te compares.

3. Se tú Misma

Y finalmente, lo más difícil, se todo lo real que puedas. Que los likes se dirijan a ti, y no a un filtro, o a una pose, o a una app de Photoshop. Sal con tus amigas, o sola, y hazte fotos en las que te veas guapa, segura, o empoderada. ¡Los selfies ya están muy vistos! Experimenta con las vistas, el vestuario, el maquillaje, las poses… Probablemente, te sorprenderá lo bien que te sienta tu propia creatividad, y no la de las habilidades tecnológicas de una app o un filtro.

En definitiva, las redes son nuestra nueva realidad y tenemos que aprender a usarlas de forma saludable, para ello hay que usarlas de forma consciente y saber qué es lo que estamos viendo, tomar el control todo lo que podamos sobre su uso.

 No olvides escuchar los pódcast de las semanas pasadas sobre Los 10 Hábitos para Vivir la Maternidad

Pásate por nuestra web para descubrir más pódcast, cursos y programas para padres, madres y familias.

Podcast de educación consciente

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X
Descárgate el Programa Completo para poder entender mejor el viaje que emprenderemos juntas. ¡TE ESPERAMOS!
Descárgate el Programa Completo para poder entender mejor el viaje que emprenderemos juntas. ¡TE ESPERAMOS!