Depresión en adolescentes. Síntomas y Causas.

La depresión en adolescentes

La adolescencia es una de las etapas de mayor riesgo de inicio de la depresión, así lo asegura Abigail Huertas, portavoz de la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y Adolescente (Aepnya). Son muchos los cambios que se producen en un corto período de tiempo, e incluso unas vivencias que pueden ser muy estresante, y que pueden llevar a llevar una serie de dificultades comunes entre ellas la depresión.

Según la OMS una de cada seis personas con depresión tiene entre 10 y 19 años, siendo la depresión una de las principales causas de enfermedad y discapacidad entre adolescente a nivel mundial, (Salud mental del adolescente, 2020).

La depresión en adolescentes se caracteriza por un estado de ánimo que interfiere en la funcionalidad del día a día, es decir hay una incapacidad para llevar a cabo las actividades cotidianas escolares e incluso sociales. Puede incluso limitar el desarrollo y evolución del adolescente. Cuando emocionalmente una persona, tenga la edad que tenga, no está regulado, y su modo de “superviviencia” emocional está activado, toda su energía estará a disposición de esa regulación emocional, por lo que muchas de sus funciones cognitivas estarán mermadas, todo esto es debido a que su organismo estará enfocado en conseguir ese equilibrio emocional. La capacidad de entendimiento, de concentración, y muchas otras facultades se pueden ver mermadas de manera considerable. Este es uno de los principales motivos de la bajada de rendimiento académico, por lo que también lo podemos ver como un síntoma, que se solucionará cuando el estado anímico del adolescente se equilibre. Es importante diferenciar entre los cambios de humor característicos de la adolescencia, y un problema emocional, como puede ser la depresión.

Signos de depresión en adolescentes

Hay diferentes niveles de gravedad o intensidad en los síntomas de la depresión en los adolescentes, y además hay que tener en cuenta que se den durante semanas. Lo síntomas a los que hay que prestar atención son:

  • Cambios emocionales: Pérdida de interés a las actividades que antes resultaban agradables.
  • Cambios en la alimentación: Pérdida o aumento de peso.
  • Alteraciones en el sueño: No puede dormir, o duerme mucho.
  • Aislamiento social.
  • Dificultades para concentrarse.
  • Pensamientos negativos sobre el pasado, el presente y el futuro.
  • Cambios bruscos de humor.
  • Autodesvalorización: Sensaciones de culpabilidad e inutilidad.
  • Ideas suicidas, autolesiones o pensamientos de muerte.

Factores de riesgo del trastorno depresivo en los adolescentes

En los trastornos depresivos no hay una sola causa para que se exprese. Son varios los factores de riesgo y que predisponen en que se den los síntomas.

Factores genéticos.

La depresión no está determinada por factores genéticos, aunque si es un componente a tener en cuenta si se suma situaciones ambientales adversas, es decir, cuando existe una vulnerabilidad genética se puede precipitar la aparición de síntomas depresivos.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que los hijos de madres depresivas, están en una situación de vulnerabilidad ante situaciones de estrés comunes en la adolescencia, debido a que tienen un estilo de apego ansioso o evitativo. El cómo nos vinculamos con nuestros adultos de referencia, madre y padre principalmente, influye directamente en cómo nos situamos en la vida, de qué manera nos relacionamos con el mundo, con las personas, las cosas y las situaciones que vivimos. Si el vínculo ha sido a través de un apego ansioso o evitativo con la madre / padre, puede favorecer los síntomas de ansiedad y depresión.

Factores cognitivos.

Un estilo de pensamientos negativos, con tendencia a la desesperanza, el pesimismo y la culpabilización, influyen en el desarrollo y mantenimiento de la depresión. Son estilos de pensamientos disfuncionales de tipo; “no valgo para nada”, “todos están en mi contra”, “no hay solución”. Este es un factor normalmente evitable a través de una educación más consciente por parte de padres, familia y educadores. Ser conscientes de los mensajes que se le dan al niño desde pequeños, fomenta una mayor calidad de los pensamientos, así como de la autoestima del futuro adolescente. Y nunca es tarde para cambiar los mensajes que se dan a los hijos, si no se estaba haciendo de manera adecuada.

Además, los adolescentes que tienen síntomas depresivos sienten que no tienen control sobre su vida, sobre las cosas que le ocurren. Se atribuye los sucesos negativos así mismos, por sus características personales y además sienten que son difíciles de cambiar, y por otro lado los acontecimientos positivos, se viven como factores que no dependen de sí mismos, son inestables e incluso productos del azar.

 

Factores estresantes.

Experimentar situaciones de duelo como puede ser la muerte de un familiar, la ruptura de pareja, o de una relación de amistad, separación de los padres, etc. así como situaciones estresantes que son prolongadas en el tiempo como un ambiente conflictivo en el hogar, un estilo parental autoritario, acoso escolar, o incluso el fracaso escolar, tienen un efecto acumulativo junto con factores cognitivos y genéticos, que si se dan de forma conjunta aumenta la probabilidad de que se de un trastorno depresivo.

Factores de protección para la depresión en los adolescentes.

Fomentar las actividades al aire libre, y el ejercicio físico es un elemento de protección ya que libera las endorfinas que es lo que nos hacen sentir bien. Además de un estilo educativo donde prima la comunicación y la afectividad. Para un adolecente que se encuentra en una etapa de desarrollo muy complicada, es fundamental el apoyo de sus figuras paternas. Saber qué es lo que les ocurre en esta etapa es fundamental para sostenerles de forma saludable.

Entender que es un momento crucial en la vida del adolescente, y poder sostenerle desde el amor y la firmeza, se vuelve imprescindible para que los padres no entren en la frustración, la rabia, o la desesperación y puedan acoger al adolescente cuando lo necesite, así como ponerle los límites de manera saludable. Necesitan rebelarse contra los padres, para poder hacer su proceso de individualización y descubrir realmente quiénes son. Por eso es muy importante que los padres traten de involucrarse emocionalmente lo menos posible, y que entiendan que es rebeldía es parte del proceso que les toca vivir. Aunque insistimos que al igual que en el resto de las etapas del desarrollo de un niño, necesitan tener límites, claros y firmes.  Con amor, siempre desde el amor.

Prevención de la depresión en adolescentes.

Prevenir la depresión es algo difícil pero sí hay estrategias que pueden ayudar al adolescente:

  • Apoyo social tanto de los amigos como los familiares
  • Herramientas para el manejo del estrés
  • Recibir tratamiento ante las primeras señales, la detección precoz es fundamental para que no se de un trastorno clínico

Qué puedes hacer si tu hijo tiene depresión.

“No abordar los trastornos mentales de los adolescentes tiene consecuencias que se extienden hasta la edad adulta, y que afectan tanto a la salud física como a la mental y limitan las oportunidades de llevar una vida adulta satisfactoria”, (Salud mental del adolescente, 2020).

Si tu adolescente tiene depresión no solo es importante el acompañamiento de un profesional, para el adolescente, el apoyo familiar también es fundamental. Encuentra espacios y momentos para contactar con tu hijo, que note tu presencia en la distancia, respetando sus momentos de soledad e intimidad. Baja las expectativas académicas, esto no es lo más importante en este momento, lo más importante ahora es su estado emocional, no los resultados académicos, que como hemos señalado anteriormente, éstos son solo un síntoma más de que algo le puede estar ocurriendo al adolescente.

Tratamiento de la depresión en adolescentes.

La terapia es fundamental para poder afrontar la depresión. Durante el proceso terapéutico se trabaja para promover un manejo de las circunstancias ambientales, la regulación emocional, las habilidades sociales, e incluso las metas y el plan de vida entre otros.

Si sospechas que tu hijo puede tener depresión consúltalo a un profesional que pueda valorarlo, es primordial comenzar a tratarlo a tiempo. En Tejiendo Redes nuestros profesionales están especializados en el trabajo con adolescentes, todo desde una visión integrativa donde tenemos en cuenta las dinámicas familiares, y cómo es su mundo emocional, con el fin de programar el tratamiento más adecuado. Puedes llamarnos o escribirnos para que podamos orientarte sobre los mejores pasos a seguir.

Salud mental del adolescente. (2020). Recuperado de https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/adolescent-mental-health

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X