Cursos para padres y madres

¿Por qué educar con amor y firmeza?

Las claves de la crianza positiva

Se trata de una filosofía educativa que te enseñará a mantener un equilibrio entre amabilidad y firmeza. Es posible que ya lo conocieras, pero no fueras capaz de llevarla a la práctica ya que en el día a día las herramientas son necesarias y no siempre somo capaces de identificarlas. Los retos que nos plantean nuestros hijos muchas veces nos vienen grandes, es por eso que solamente encontrando el origen seremos capaces de solucionar el problema y mejorar la comunicación.

Cursos de disciplina positiva

El origen de la disciplina positiva la encontramos en 1981 de la mano de Jane Nelsen, quien recopiló todos los conceptos sobre la educación que los psiquiatras Alfred Adler y Rudolf Dreikurs desarrollaron a principios del siglo XX. Nelsen, publicó un libro llamado “Cómo educar con firmeza y cariño”.

Alfred Adler propuso tratar a los niños con respeto y cariño, pero también argumentó que consentir y sobre protegerlos no era positivo para ellos y podía producir problemas sociales y de comportamiento.

Rudolf Dreikurs se sumó a la teoría de Adler convirtiéndose en su discípulo y continúo desarrollando la teoría iniciada por Adler hasta llegar a lo que hoy conocemos como teoría de la educación democrática. 

La educación democrática a su vez, es un modelo de enseñanza que se imparte a todos por igual. Se trata de un innovador método de enseñanza basado en la justicia, la equidad, la confianza, el respeto y la autodeterminación.

 Dreikurs fue una de las primeras personas en reconocer los beneficios de las terapias grupales y promovió las relaciones basadas en el respeto mutuo tanto en la familia como en la escuela.  Además, aportó una clasificación de 4 metas erróneas en las que cualquier niño podía caer en su búsqueda del sentido de pertenencia.

En su época ellos ya organizaban cursos y talleres para padres y madres es por eso que hoy en día teniendo las facilidades que tenemos, podemos formarnos desde nuestras casas.

Los niños imitan todo lo que ven

Los adultos, y sobre todo sus padres y madres somos la mayor fuente de aprendizaje para nuestros hijos. Los niños imitan lo que hacen sus primogénitos. Nos imitan en actos y actitudes e incluso en detalles que a veces nos es difícil reparar. Es por eso que tenemos que empezar por moldear aquellas actitudes que no queremos que nuestros hijos repitan.

Cursos online que pueden ayudarte en el camino

En Tejiendo Redes somos expertas tanto en Disciplina positiva como en Terapia Gestalt para niños y adolescentes. Es por eso que queremos brindarte todas las herramientas posibles para que la crianza de tus hijos en el presente, termine por convertirse reflejada en unos adultos que sean capaces de llevar unas relaciones saludables.

Si nadie nos dio un manual para educar, al menos tengamos las herramientas para hacerlo bien.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X