autoconcepto y autoestima

Autoestima y autoconcepto, ¿cómo mejorarlos?

La autoestima es la valoración que hacemos de nosotros mismos de forma subjetiva, es decir, se crea a partir de sensaciones, y experiencias que hemos ido incorporando a lo largo de nuestra vida. Son sensaciones más que juicios objetivos.

Este es el tema del que venimos a hablar hoy, de la autoestima, del autoconcepto.

¿Cómo se forma la autoestima?

Cuando somos pequeños puede ser que no nos hayan enseñado conductas que fomenten la autovaloración y el autocuidado. Hemos recibido mensajes que han hecho que nuestra autoestima ahora no sea lo suficientemente sana, incluso podemos autocastigarnos en lugar de autocuidarnos. Esa mirada que recibimos del padre y de la madre, o de otra figura de apego, la seguimos manteniendo dentro de nosotros.

Y aunque seamos adultos, y estas figuras ya no nos influyan, o incluso podamos recibir mensajes positivos de estas figuras de apego, seguimos enganchados a los mensajes negativos que recibimos de cuando éramos pequeños.

¿Qué es una baja autoestima o autoconcepto?

Una baja autoestima se caracteriza por pensamientos negativos sobre uno mismo y sobre lo que nos sucede. Creemos que cuando algo nos sucede, esto nos provoca una emoción, pero no es así, entre el suceso y la emoción están los pensamientos, creencias que dependen de nuestras vivencias, es decir, es la interpretación lo que hay entre lo que nos sucede y nuestra emoción. Es cierto que todo es un proceso tan rápido, tan inconsciente que no nos damos cuenta de ello, y es por esto la importancia de vivir con atención plena, y observarnos, ver qué hay detrás de nuestras emociones.

autoestima y autoconcepto

Autoestima, frases motivadoras del pasado

Epicteto, era un filósofo griego que vivió parte de su vida como esclavo en Roma y nos dejo grandes frases como.

«No nos afecta lo que nos sucede, sino lo que nos decimos acerca de lo que nos sucede». 

Claro que nos ocurren cosas que nos pueden doler y mucho, pero la cuestión es no entrar en el sufrimiento.

De esto hablamos en el podcast, “El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional”. Y es que una pérdida de cualquier tipo, de un familiar, amorosa, de un trabajo, o incluso un dolor por habernos roto un pie, es inevitable. El cómo nos resistimos aceptar lo que nos ha ocurrido es lo que nos lleva al sufrimiento, a la ansiedad e incluso a la depresión.

Los aprendizajes surgen del dolor, no del sufrimiento.

En definitiva, una baja autoestima está envuelta de pensamientos negativos, que nos vienen de una interpretación de las situaciones.

"No nos afecta lo que nos sucede, sino lo que nos decimos acerca de lo que nos sucede"

Cómo mejorar la autoestima o el autoconcepto

Para mejorar nuestra autoestima tenemos que hacer un trabajo individual y personal, porque está influida como ya hemos dicho por los mensajes recibidos, pero para poder sanarnos es importante el autocuidado y la autocompasión.

Un buen autocuidado según Knipe en su procedimiento “mirar con amor”, consta de tres elementos:

  1. Actitud para valorarte y quererte porque así tendrás la motivación de autocuidado.
  2. Ausencia acciones o actitudes de auto-rechazo
  3. Realizas acciones que hacen que crezcas y te valores.

Según Anabel González, el autocuidado también tiene que ver con:

  1. Los pensamientos que tenemos acerca del cuerpo.
  2. El equilibrio entre el cuidado a uno mismo y a los demás.
  3. Estar en contacto con las propias necesidades y buscar modos de cubrirlas.
  4. Capacidad de pedir lo que se necesita y de negarse a peticiones excesivas.
  5.  No realizar conductas ni tener relaciones perjudiciales.
  6. Ser capaz de cuidarte cuando te sientes mal, tratarte y hablarte internamente tan bien como tratarías a otra persona.

A muchos de nosotros no nos han enseñado conductas de autocuidado, y cómo lo hacemos ahora es un reflejo de cómo nos cuidaron cuando éramos niños. Si nadie se dio cuenta de cómo nos sentíamos aprendimos a desconectarnos de nuestras sensaciones y emociones, y por tanto es muy difícil luego saber qué hacer con ellas. También puede ser que hayan sido censuradas emociones, y por tanto tratamos de evitarlas ahora también.

Aún así sea lo que sea que hayas vivido en tu infancia, no te define como persona. Una cosa es lo que te ocurrió y otra muy diferente es quién eres. Enfócate en trabajar tu autoimagen y la autocompasión.

¿Cómo trabajar la autoestima?

Con La Jarra de la Autoestima

Para hacer este ejercicio necesitas un folio y ceras de colores. Con el folio en vertical dibuja una jarra de agua con un asa, ocupando toda la hoja.

Una vez que tengas la jarra ya dibujada con el asa vamos a ir dibujando pelotitas dentro de la jarra. Para cada pelotita coge un color diferente y estas pelotitas son partes de la autoestima que vamos a dibujarlas como silos como si fueran independientes unas de otras, aunque no lo son porque de alguna manera están todas relacionadas interconectadas y una afecta al resto pero luego explicaremos un poquito más en detalle esto cuando tengas tu jarra dibujada.

Puntúa del 1 al 10 (y apunta al lado lo que has decidido par así más adelante acordarte) cada uno de estos aspectos. Cuanta más puntuación le asignes a un aspecto, más grande dibujarás la pelotita.

 

  • Pertenencia
  • Auto-cuidado
  • Coherencia
  • Pensamientos
  • Emociones
  • Sombras
  • Aspecto-físico
  • Comportamientos
  • Auto-valoración
  • Deporte/Salud
autoestima

Ahora que ya tienes dibujadas tus pelotitas, nos vamos a imaginar que metemos la jarra debajo del agua. Para tener una autoestima sana tenemos que tener la jarra llena, por lo tanto cuanto más grandes sean mis pelotitas menos agua voy a necesitar para llenar mi jarra, y cuanto más pequeñas sean mis pelotitas más agua del exterior voy a necesitar para llenar mi jarra y tener una autoestima sana. Y aquí está la cuestión ¿Cuánta agua necesitas de fuera para tener tu autoestima sana?

Si no tienes una sana autoestima vas a estar siempre intentando llenar tu jarra de autoestima con lo de fuera y entonces ahí estamos siempre esperando que nos digan lo bueno, que nos reconozcan.

Se trata de cuidar nuestra autoestima. Se trata de que las pelotitas se hagan grandes, cuanto más grandes mejor porque menos agua de fuera vamos a necesitar para tener un buen nivel de autoestima.

Te sugerimos que empieces por una de las pelotitas que tienes pequeñitas que te gustaría trabajar. Empieza por la que más fácil se te haga y vete poco a poco agrandándola. Cuando creas que has terminado con esa, pasa a la siguiente para así conseguir llenar la jarra.

Autoestima y niños

Por último vamos a ver para que hemos dibujado el asa de la jarra,  porque quien tiene el asa tiene el poder de tu autoestima si eres tú la que tiene cogido el asa pues tú decides si vacías o llenas la jarra pero qué pasa cuando decimos, “es que me sacas de quicio me has puesto de los nervios” incluso a nuestro hijo de tres años pues que le estamos dando el poder de nuestra autoestima, es decir le estoy dando el asa para que me vacíe o me llene la jarra a su antojo.

Si a un niño de tres años le digo que me está poniendo nervioso le estoy dando el poder de que me haga sentir como él quiere. Pero esto ocurre con nuestro hijo, nuestra pareja, nuestro jefe, nuestro amigo o el panadero.

¿Cómo saber si soy dueña de mi autoestima?

Debo tener muy claro a quién le estoy dando mi jarra de la autoestima para que decida si la llena o la vacía. Si se lo estoy dando a mi pareja en función de cómo se levante ese día y si me dice algo agradable pues me llenará la jarra y si me dice algo que no me ha gustado que no me parece agradable o me suelta una bordería me vendré abajo.

Pero si nosotros tenemos unas pelotitas muy grandes aunque ese comentario que nos ha dolido nos vacíe un poco la jarra, seremos capaces de recomponernos rápido y volver a llenarla ayudándonos de nuestra autoestima.

Para terminar nos gustaría dejar una pregunta en el aire:

¿ A quien le estás dando el asa de tu jarra?  

Podcast sobre autoestima o autoconcepto

En Tejiendo Redes tenemos cursos que pueden ayudarte a entender a tus hijos en muchos de los aspectos que hemos mencionado en este artículo.

Además os compartimos un PODCAST que creemos que puede seros de gran utilidad para que lo escuchéis en un momento de calma y podáis comenzar a poner en práctica todas estas herramientas sobre límites y normas.

Episodio 63: Autoestima y autoconcepto ¿cómo mejorarlos?

La autoestima es la valoración que hacemos de nosotros mismos de forma subjetiva, es decir, se crea a partir de sensaciones, y experiencias que hemos ido incorporando a lo largo de nuestra vida. Son sensaciones más que juicios objetivos.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X