10-Hábitos-para-Vivir-la-maternidad

10 Hábitos para Vivir la maternidad

Tener hijos es una experiencia maravillosa, e indudablemente te cambia la vida, pero no es una tarea sencilla.

En este episodio, vamos a contarte 5 de los 10 puntos más importantes para ser una madre feliz. En el siguiente episodio, te contaremos los otros cinco. Que nos ponemos muy intensas y damos demasiada información. Además, como te vamos a proponer diferentes ejercicios, así podrás hacerlo más tranquilamente.

Actualmente, la edad media en que las mujeres somos madres es de 32,6 años. España es el país donde más tarde se tiene le primer hijo a nivel mundial. Este retraso según Teresa Martín Castro en su informe sobre La transformación de las familias en España desde una perspectiva socio-demográfica, el momento de buscar el primer hijo tiene que ver más con las dificultades para reunir las condiciones materiales que desean, y es innegable que el desempleo, las largas jornadas laborales, el bajo salario, etc. dificulta en gran medida tener hijos. Hay también otros factores como la autoexigencia.

Madre Exigente

Tenemos que saber de todo, ser madres perfectas, antes esto no ocurría: con dar de comer y criar a los hijos era más que suficiente, ahora nos informamos mucho más sobre la educación académica y emocional. Deseamos vivir una maternidad más consciente, cada vez hay más libros sobre la crianza e información por todos lados, pero yo creo que esto nos lleva a que estamos más centrados en la expectativa de tener hijos sanos, formados, felices, con herramientas para la vida… se lo queremos dar todo en bandeja, y esto no es sano. Es tan agotador que tener un solo hijo ya es suficiente. Es necesario bajar esta autoexigencia que tenemos hacia nosotras mismas como madres, relajarnos y poder disfrutar de lo bonito de esta experiencia que es ser madre, enfocarnos más en lo bonito de cada día.

10-Hábitos-para-Vivir-la-maternidad

No podemos negar que muchas madres de ahora vamos agotadas de un lado para otro, intentado llegar a todo, pero no suficientemente a todo, sino que queremos ser buenas en nuestro trabajo y tener reconocimiento, queremos tener una casa de revista perfectamente decorada, limpia y ordenada, queremos educar a nuestros hijos para que ellos sean perfectos académicamente en el colegio, que se relacione bien, que sea bueno en las extraescolares que haga, ya sea fútbol, piano, pintura… etc.

Desapego Emocional

Pero podemos aprender a vivir la maternidad y la vida de otra manera, yo he aprendido mucho muchísimo a soltar, a respirar y disfrutar de mis hijos, sentarme y respetar su individualidad, y para esto es fundamental el desapego.

No queremos decir que esto sea fácil, ni mucho menos, lo sabemos porque lo hemos vivido en nuestras carnes, y por eso hoy os planteamos 10 hábitos para ser una buena madre, una madre feliz, que plantea Meg Meeker en su libro, Los 10 hábitos de las madres felices, y que podéis poner en práctica para salir de esta locura en la que nos hemos metido de ser madres perfectas.

10 Hábitos para ser Madres Felices

1. Lo Importante que es una Madre

Valórate como madre. Para comenzar hay que plantearnos como es que somos valiosas, pues muy fácil, porque nuestro valor como madres que somos viene de tres realidades: somos queridas, se nos necesita y hemos nacido para una meta más alta. Y es que nuestro valor no viene de nuestro aspecto, de si nuestros hijos están felices con nosotras como madres, o de nuestra cuenta bancaria.

Vamos a desgranar estas tres realidades: Es indudable que nos quieren, así sin más nos lo hemos ganado. La segunda es que nos necesitan y es que cuando son pequeños, porque dependen de nosotras física y afectivamente, y cuando son adolescentes, porque necesitan que les escuchemos, que les acompañemos en su proceso de hacerse adultos e incluso para que les consolemos como cuando eran pequeños. Y la tercera y última realidad es que hemos nacido para cumplir una meta más elevada, porque tenemos dones y uno de ellos es que una alabanza nuestra hace que se iluminen los ojos de nuestros hijos, somos muy valiosos para nuestros hijos.

10-Hábitos-para-Vivir-la-maternidad

Coge un cuaderno que tengas para tu trabajo personal y escribe qué es lo realmente importante para ti, escribe 10 logros, 10 virtudes y 5 sueños que tengas. Deja tus creencias limitantes a un lado y solo escribe eso.

2. Maternidad y Soledad

Cuando vamos creciendo, el trabajo, la casa y los niños hacen que si tenemos que quitarnos algo lo primero que dejamos son los amigos. Cancelamos y postergamos esa quedada pensando que ya nos pondremos al día más adelante. Algunas nos aislamos sobre todo cuando son pequeños, aunque deseamos tener amigas y pasar tiempo con ellas, los horarios y las autoexigencias del día a día nos lleva a la soledad, pero es una soledad que nosotras seguramente hemos elegido también. Hay que tener presente que los amigos son una necesidad, somos seres sociales, y necesitamos sentir que formamos parte de algo. Cuando una amiga te necesite, queda con ella, escúchala y cuídala. La amistad nutre, divide las penas y multiplica las alegrías y es que la amistad es una fuente de cariño. Cuando tenemos niños pequeños es difícil dar un tiempo que sientes que no tienes, aun así, date este tiempo para ti y para tu amiga, nutriros juntas.

3. No te Compares, Deja de Competir

Cada madre es distinta y sigue su propia forma de ser madre y no es ni mejor ni peor. En ambas situaciones, tanto si crees que es mejor que tú, como si crees que es peor, está siendo un reflejo de tu autoexigencia.

Aristóteles decía que, cuando dos personas se encuentran en una relación de igualdad (como dos madres), la envidia nace de forma espontánea. Es nuestra naturaleza la que nos impide aceptarnos mutuamente como somos. Es difícil aceptar a los seres queridos tal como son, pero resulta más difícil aceptarnos a nosotras tal como somos. En muchos sentidos nos situamos en la media, pero no nos gusta nada estar en la media. Todas queremos ser excepcionales, sin embargo, nos preocupa que otras sean excepcionales. Aristóteles tenía toda la razón.

Escribe en tu cuaderno, reconociendo en ti la envidia, no te engañes. ¿Qué ves en ellas? ¿Qué te provoca esos celos? Y luego mira cuanto de esto hay en ti, porque ya sabes que quien mira dentro despierta.

4. Obsesión por el Dinero

Ten una relación sana con el dinero. El bienestar está en ti misma, en tus seres queridos, en tu hogar. No malgastes energía en ganar más, valora si realmente te hace falta todo lo que compras. Puedes haberte visto criticando a otras madres sobre cuanto miman a sus hijos dándoles móviles, juegos etc, pero seguro que tú también has sucumbido a la tentación más de una vez. Pero ten presente que ser madre es dar y nos sale de forma natural, pero nos olvidamos de dar lo que realmente es importante para nuestros hijos, que es nuestro tiempo, atención y cariño, y en lugar de esto gastamos muchas energías en comprarles cosas.

¿No te ha pasado alguna vez que entras en la casa de una amiga y está amueblada con muy buen gusto, no hay ningún juguete por el suelo, los niños juegan tranquilamente en el sótano? En un momento te sientes totalmente incompetente como madre. Esa vocecilla interior te dice: «Si tuviera todo este dinero, mi casa estaría igual de bonita y mis hijos serían felices». No hace falta decir que tus pensamientos son ridículos. Lo sabes, pero de alguna forma siguen rumiando estos pensamientos, porque quieres creer que tener esa encantadora casa te haría más feliz.

10-Hábitos-para-Vivir-la-maternidad

Las voces siguen con su cantinela, convenciéndote de que la otra madre es mejor madre que tú, porque tiene más dinero. Puede permitirse comprar a sus hijos lo que necesitan para ser felices, esa voz nos dice que, para ser mejores madres, solo tenemos que tener un poco más de dinero.

Piensa en esa madre trabajadora con la que todas nos comparamos. Es esa que puede pagar a un profesor privado, un entrenador de hockey y clases de piano. Se esfuerza al máximo para obtener ascensos y ganar más, a fin de poder mandar a su hija a la prestigiosa universidad que haya elegido. Nos parece la mejor madre, la madre abnegada que trabaja mucho para poder dar a su hija un empujoncito en la vida, para colocarla en el mejor camino posible hacia el éxito. Por supuesto, es un objetivo muy noble; sin embargo, ¿no habrá, quizá, otras motivaciones? ¿Es posible que haga todo lo anterior para sentirse una madre mejor? Sin duda.

Si esto es cierto, entonces su mérito como madre está directamente ligado a su poder adquisitivo. De hecho, puede que muchas madres trabajen más y ganen más dinero porque les gusta mucho su trabajo, se sienten realizadas, etc, sino porque creemos que traer más dinero a casa hará que nuestros hijos tengan más éxito y que nosotras seamos mejores madres. El problema es que nos hemos engañado. Rara vez dicen los niños que sus madres sean fabulosas por las cosas materiales que les dan. Creo que la razón es que nos hace sentir mejor en cuanto a nuestro mérito como madres. Nos comparamos sin cesar con nuestras amigas y su modo de educar, y, si somos sinceras, no queremos que nadie nos supere a la hora de darles a nuestros hijos lo necesario para vivir. Nunca desestimes la presión que las demás madres pueden ejercer sobre nuestro estilo educativo.

5. Dedica tiempo a la Introspección

Busca tiempo para la soledad. Ser madre y tener tiempo parece que es incompatible, pero es importante que porque en ocasiones se necesita oír menos ruido y estar con una misma. Permítete esos espacios de introspección, exclusivamente tuyos, sin culpas, aunque sean un pequeño momento en el día. Relaja tu mente, evita pensar, espera pacientemente las respuestas y la paz, respeta tu propio tiempo. Claro que sobre todo cuando los niños son pequeños es difícil encontrar estos momentos, pero puedes hacer cosas tan sencillas como apagar la radio mientras esperas a tus hijos salir del colegio, o de la extraescolar.

10-Hábitos-para-Vivir-la-maternidad

Te invitamos a que te tomes tu tiempo para reflexionar y hacer los ejercicios que te proponemos. A que te reserves ese tiempo de silencio para meditar sobre lo que hemos hablado hoy, seguro que te ayuda a encontrar algunas respuestas o darte cuenta de cosas que hasta ahora no habías visto. No olvides escuchar los pódcast de las semanas pasadas sobre los Tipos de Apego Inseguro en Pareja.

Pásate por nuestra web para descubrir más pódcast, cursos y programas para padres, madres y familias.

Podcast de educación consciente

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X
Descárgate el Programa Completo para poder entender mejor el viaje que emprenderemos juntas. ¡TE ESPERAMOS!
Descárgate el Programa Completo para poder entender mejor el viaje que emprenderemos juntas. ¡TE ESPERAMOS!