Este no es un artículo donde vamos a hablar de géneros (se ha puesto tan de moda decir niños y niñas…), sino un artículo donde expresar la necesidad de los niños de estar con otros niños. Mi hijo es hijo único por parte de madre (tiene un hermano pequeño por parte de padre) y cuando está conmigo pasaría mucho tiempo solo con adultos si yo no lo evitara. ¿Cómo?: poniendo mi atención en su necesidad de estar con otros niños. Cuando estamos solos, mi vida se convierte en una negociación sin fin del tiempo que puede pasar viendo pantallas. Su trabajo es tirar de la cuerda lo máximo posible, y el mío, mantenerme amorosamente firme para que se cumpla lo negociado y/o la norma que yo pongo. Esta norma muchas veces no coincide con lo que él quiere, sino con lo que yo creo que es bueno para él. Una de las soluciones más saludables para alejarle de las pantallas que he encontrado, es que mi hijo pase más tiempo rodeado de otros niños. Este fin de semana sin ir más lejos, por diversos motivos, ha pasado todo el tiempo, rodeado de amigos. Se han juntado seis niños en mi casa (tres niños y tres niñas de entre 9 y 12 años), y lo que ha sucedido ha sido maravilloso: no han tocado por voluntad propia ni una sola pantalla (Play, Tv, Tablet…). Han jugado a: esconder la bandera, pilla-pilla, escondite, guerra de almohadas, fútbol, se han sentado a hablar, han comido y cenado todos juntos, y no querían separarse. Algunos de ellos no se conocían entre sí y se han relacionado de una forma tan fluida que ya nos gustaría a muchos adultos poder relacionarnos tan fácilmente. Incluso el sábado por la mañana se sentaron a hacer sus deberes antes de ponerse a jugar. No sé si las operaciones de matemáticas estarían bien hechas, porque evidentemente había distracciones, pero hasta las tareas eran más llevaderas para ellos. Todos hemos acabado el fin de semana agotados… pero el cansancio ha merecido la pena. ¡Los niños tienen que estar con niños, y no sólo con hermanos, sino con amigos!

 

“ Estar atentos ante la necesidad de los niños de estar con otros niños.”

 

Otra forma estupenda de lograr que se relacionen con sus iguales, con otros niños es ir al parque y que allí se hagan más amigos. Es un aprendizaje maravilloso, salir al mundo y aprender a relacionarse, compartir, integrar de manera natural la diversidad… y una larga lista de beneficios.

 

La capacidad de socializar de los niños, cuando les dejamos, soltando un poco el cordón umbilical que de alguna manera nos sigue uniendo, es realmente sorprendente. Según nos vamos haciendo adultos, vamos perdiendo esa frescura de asombrarnos ante cosas pequeñas, de hacer nuevos amigos y reírnos por nada. Tenemos que aprender mucho de los niños: de su inocencia, de su gran curiosidad por explorar el mundo, de su inquietud y su emoción ante cosas pequeñas y triviales, de su capacidad de expresión, de su creatividad… y así una larga lista de virtudes que los niños poseen de manera natural. Podemos echar una mirada atrás y recordar que nosotros también fuimos así de espontáneos y flexibles ante la diversidad. En algún momento del camino, las hemos ido transformando, olvidando o desechando, pero está ahí, solo que hay que mirar dentro y rescatar esas virtudes.

 

“La capacidad de socializar de los niños cuando les dejamos, soltando un poco el cordón umbilical que de alguna manera nos sigue uniendo, es realmente sorprendente”

Cuando los niños alcanzan la edad donde comienzan su etapa de socialización fuera del entorno familiar (más o menos a los tres años), y comienzan a utilizar juegos inclusivos, es cuando deberíamos facilitar al máximo esta función. Hay muchas maneras diferentes, algunas casi obligadas, como es la escolarización, donde tienen que relacionarse con otros iguales. Otras situaciones para que entren en socialización debemos propiciarlas nosotros: ir al parque, quedar con amigos que tengan niños y planear actividades donde englobemos a todos los miembros. Con esto queremos decir que, por ejemplo, quedar a comer en un restaurante donde los niños tienen que comportarse como adultos, sin jugar, sin moverse de su silla y casi sin hablar, no es un plan inclusivo para toda la familia-amigos. No nos podemos extrañar si los niños no se comportan como los adultos esperamos, están en un entorno hostil para ejercer de niños, que es lo que son. Tampoco debemos dejar de hacerlo porque los niños a una determinada edad tienen que aprender normas sociales, como no molestar a otras personas, aprender a que los comportamientos deben también modularse en función de las situaciones, autorregularse, y otros aprendizajes importantes para el futuro. Aun así no podemos perder de vista la edad a la que nuestros hijos deben aprenderlo… No es lo mismo un niño de 2 años, que uno de 12… Y tampoco es lo mismo ir a comer a un restaurante, que se puede utilizar como campo de aprendizaje (aprendizaje a través de la experiencia y el ensayo-error), que estar dos horas de sobremesa con nuestros amigos.

 

“Deberíamos aprender mucho de los niños: de su inocencia, de su gran curiosidad por explorar el mundo, de su inquietud y su emoción ante cosas pequeñas y triviales, de su capacidad de expresión, de su creatividad… y así una larga lista de virtudes que los niños poseen de manera natural”

 

Otra de las formas naturales de relacionarse está en los deportes. Somos defensoras a ultranza de los deportes, y si son de equipo, mejor. Además de ayudar a llevar un estilo de vida saludable, a través del deporte se aprenden muchos, muchísimos valores, si los padres y los entrenadores hacemos bien nuestro “trabajo”.

 

Como reflexión final, abogamos por una infancia con más juego libre y menos obligaciones. Con esto queremos decir menos inglés, francés o chino, informática, ajedrez, música o cualquier elemento de ocio impuesto y obligado. Más aire libre, menos pantallas, y, sobre todo, más niños a su alrededor.

0 Comment

  • Siempre geniales.
    Aportando sabiduría.
    Unos retazos de vuestro conocimiento ayuda, os lo aseguro.
    Muchas gracias por compartir.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X