El padre es una figura que a veces parece olvidada en los libros, en los artículos, en los anuncios publicitarios, etc, sobre todo cuando se trata sobre la crianza o los cuidados de los niños. Pero el padre es una figura fundamental para su desarrollo porque es él quien trae el principio de realidad en su psique. Cuando decimos padre, nos referimos a la figura paterna que puede ser incluso el abuelo, un tío o una figura masculina de referencia, en definitiva, es quien haga esta función en el desarrollo del niño.

La función del padre es diferente en las distintas etapas del desarrollo:

  • Desde el nacimiento: El padre tiene que participar junto con la madre en los cuidados del hijo desde su nacimiento. El niño necesita la figura materna y paterna como modelo de identificación.
  • Durante el segundo año de vida: Es beneficioso que el padre juegue con su hijo, de esta forma se hace el proceso de introducirse en la relación que fundamentalmente suele ser entre la madre y el hijo (lo que es natural ya que ha estado conectado a su madre durante 9 meses biológicamente hablando).
  • Durante la etapa escolar: Es importante que el padre acompañe a sus hijos en el aprendizaje, preguntando e interesándose por las tareas del niño, ayudándole cuando lo necesite, pero sin olvidar que no es su profesor ni el responsable de sus estudios o deberes. Debe ser una figura de guía y acompañamiento.
  • En la adolescencia: Ahora el padre tiene que conectar con su hijo, tolerar los cuestionamientos, acompañarlo y asumir que ya no lo sabe todo, ya no es su superhéroe… Como padre es importante aceptar esta crisis teniendo presente que todo pasará y que este proceso es necesario para que el niño haga su proceso de individualización y su salida al mundo.

 

Para un recién nacido su madre es el mundo, su madre cubre todas sus necesidades y por tanto existe sólo para él, así que es muy importante la figura del padre para introducirse en esta diada. La madre es quien prepara al niño para la vida a través del amor y los cuidados, y el padre le dice cómo salir a la vida y explorarla. Es por esto que la figura paterna sea imprescindible en el desarrollo del niño. Su función es prepararle para asumir una cruda realidad; “el mundo no gira a mi alrededor”.

La madre es quien prepara al niño para la vida a través del amor y los cuidados, y el padre le dice cómo salir a la vida y explorarla

Por si acaso tenía alguna duda de este proceso, un día cenando mi hijo nos empezó a contar que le gustaba una chica y que no sabía cómo pedirle salir por whatsapp, no sabía qué escribirle exactamente. Como no somos de esta generación y cada vez nos queda más claro… pusimos el grito en el cielo, yo le dije “¡cómo le vas a pedir salir por mensaje a una chica! no creo que le guste que le pidan salir así, le gustará que la mires a los ojos y se lo digas…” mi hijo empezó a decirme “anda ya! Tu no me entiendes!”, por fin su padre entró en la conversación y le dijo “Hay que ser un hombre y decirle a la cara con un par, si quiere salir contigo”. Dejando de lado la forma brusca o no brusca que cada uno pueda opinar sobre cómo se lo dijo, mi hijo lo hizo, se lo pidió en persona. Yo le hablé desde el sentimiento y me rechazó totalmente pero su padre le dio el poder de hacerlo, yo le di el qué y su padre el cómo. La madre le prepara para la vida y el padre le da la forma de hacerlo.

La madre le prepara para la vida y el padre le da la forma de hacerlo.

Si la función paterna se realiza de forma efectiva, estamos ayudando a que las niñas no busquen un sustituto de papá cuando sean adultas, mientras que la tendencia a la violencia de los niños será menor ya que han podido confirmar su masculinidad aprendiendo a canalizar sus impulsos a través del sostén de su padre.

Si la función paterna se realiza de forma efectiva…las niñas no busquen un sustituto de papá cuando sean adultas, mientras que la tendencia a la violencia de los niños será menor …

Los padres tienen tanta importancia como las madres en el desarrollo de la psique de los niños, es por ello que intentamos promover la asistencia no sólo de madres en nuestros talleres sino de padres, porque además nos aportan otra visión, y nos encanta que mientras trabajamos las distintas herramientas podamos compartir distintos focos sobre qué y cómo lo hacemos con nuestros hijos.

 

Fernández, D. A. (2008). La importancia del padre en Psicoanálisis. Revista Internacional de Psicología, 9(02).

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X