El día más especial para un niño es su cumpleaños porque es el día que llegó a este mundo y que ingresó en la familia, en realidad fue un acontecimiento muy feliz para sus padres. En el día de su cumpleaños los niños necesitan sentirse especiales pero… ¿qué ocurre cuando su cumpleaños coincide con la Navidad? Algunos se sentirán especiales por haber nacido este día pero otros lo pueden vivir como una privación, no tienen dos celebraciones especiales, no tiene un día sólo para él…

¿Qué podemos hacer como padres? Como siempre todo depende de las individualidades de cada niño y de cada familia pero por ejemplo se puede designar algún día que, aunque no sea el cumpleaños del niño sea su día especial, su “No cumpleaños”.

Esta situación que como adultos podemos verla como insignificante pero puede causar una falta de sentido de pertenencia, una falta de autocuidado, una falta de sentir tu lugar en la vida. Todas esas sensaciones que tenemos de mayores cuando se acercan fechas señaladas, que no vivimos con alegría, llevan detrás alguna historia dolorosa.

Esta situación que como adultos podemos verla insignificante pero puede causar una falta de sentido de pertenencia, una falta de autocuidado, una falta de sentir tu lugar en la vida.

Además esta situación no sólo se puede dar en Navidad, los niños que han nacido en verano, en época no escolar, viven durante todo el curso como todos o casi todos sus compañeros celebran de alguna manera su cumpleaños en el colegio. A los más pequeños se les canta el cumpleaños feliz y según van creciendo llevan una chuche y toda la clase sabe que es su día. Este año la profesora de mi hijo mayor ha celebrado “No cumpleaños” para estos niños que nunca han celebrado su cumpleaños en el colegio, cada niño ha tenido su día, cada niño lo ha escogido, ha llevado algo para comer y le han cantado el “No cumpleaños feliz”. Les ha dado su sentido de significancia y pertenencia, no os podéis imaginar la cara de felicidad que tenía mi hijo con sus ya catorce añazos en la foto que me mandó la profesora de su fiesta, de su momento especial.

El simple hecho de existir y vivir en armonía emotiva con los padres tiene una influencia transcendental, por lo tanto hay que ver las señales que nos mandan los niños, organizar días especiales para nuestros hijos y también disfrutar de ellos nosotros, porque de alguna u otra forma, pueden compensar nuestras privaciones pasadas, no olvidemos que también fuimos niños. Nunca se nos puede olvidar que sea el día que sea, aunque las navidades estén próximas, aunque no sea época escolar, aunque coincida con otro hermano, cada niño tiene que tener su día especial, tan especial como fue el día que nació.

“Cada niño tiene que tener su día especial, tan especial como fue el día que nació”.

Almudena Campo & Vanessa Bertomeu

DP Tejiendo Redes

0 Comment

  • Soy la profesora de los niños y la verdad es que ellos están felices con sus no-cumpleaños y da gusto verles en clase. Así, como bien dice Vanessa, se sienten también especiales por un día. Yo, como nací en agosto, es algo que como alumna he experimentado: nunca celebró mi cumple y mis compañeros sí. Por eso como profesora he querido darle una vuelta y buscar esta solución.

    ¡Millones de gracias Vanessa por tus palabras! 😉

    • Hay que reivindicar los “no cumpleaños”. ?

  • la nota que publicaste me fue demasiado util, voy a aprovecharla y mandarsela a un amigo por fb que estaba buscando lo mismo, muchas gracias por compàrtir la data 😀

    • Nos encanta que te haya sido útil para ti. Mil Gracias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X