El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

En el Majjhima Nikaya, una colección de textos atribuidos a Buda, narra la llamada “parábola de la flecha envenenada”. Esta historia es contada por Gautama Buda después de que un discípulo estuviera impaciente por escuchar del maestro las respuestas, a las “14 preguntas sin respuesta”, las cuales tenían que ver con cuestiones con la vida después de la muerte.

A través de esta parábola Buda nos quiso transmitir que la mayoría de nosotros realmente hacemos lo mismo, solo que no nos damos cuenta.

La diferencia entre dolor y sufrimiento es cómo nos resistimos. Una pérdida de cualquier tipo, de un familiar, amorosa, de un trabajo, o incluso un dolor por habernos roto un pie, es inevitable. El cómo nos resistimos aceptar lo que nos ha ocurrido es lo que nos lleva al sufrimiento, a la ansiedad e incluso a la depresión.

Los aprendizajes surgen del dolor, no del sufrimiento. ¿Cuánto tiempo estás dispuesto a seguir sufriendo? ¿Qué es lo que evitas con el sufrimiento? ¿Qué es lo que ganas?

A veces siendo víctimas de lo que nos trae la vida, obtenemos ganancias como una mayor atención, o evitamos responsabilidad sobre lo ocurrido o cómo vivimos lo que nos ha ocurrido. Evitamos mirarnos, evitamos mirar lo realmente importante.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X